pampa

•8 agosto, 2008 • 7 comentarios

pampa

 

Duermo.

en el portal de la noche que avecina tu rostro.

y escapo

hacia este viento que asoma y repudia al silencio.

dicen

que el fuego traerá mas fuego

y me engullo en la proximidad mas próxima.

Tirana la sombra de esta pampa que, húmeda, me entrega tu figura.

Y descalza, la propia muerte se apiada de nosotros…

mantengo entonces, la calma

y ahogo el grito ante la helada brisa que decora.

 

Quien espera al otro lado de esta tierra fría

suave destino que atiende el pasado.

 

tierra seca

prodigio

espera

 

Madera quieta que embelleces al alba,

 

sálvanos.

 

 

 

texto: juanamey

foto: core

 


Creative Commons License

sombras III (de la serie “sombras”)

•1 junio, 2008 • 8 comentarios

sombras3

 

No sostengo entre tantos insomnios

el de esta noche.

Donde nace este tiempo sin reloj?

Esta gracia que no termina…

Donde fue que líneas de infinita estatura

lograron dibujarme,

eterna y sin nombre;

yendo lejos de mi infancia y de esta noche.

 

Esta adultez me pesa

este margen de tules

este sin fin insólito.

 

Marco entre los pies pequeños

un andar descuidado.

Para luego confundirme entre las luces negras

de este amanecer que no llega

y dispone

despertar mi inocencia, guardada en

aquel baúl donde duerme, entera y frágil, mi niñez.

 

 

 

texto: juanamey

foto: core

 


Creative Commons License

manubrios

•1 enero, 2008 • 1 Comentario

gozar

 

Goza que tu tiempo se vuelve

Goza que tu tiempo cae…

Goza

Cuando un rasgo entibie la muerte

de tu mecanismo roto.

Manubrios de acero que ruedan hacia tu sombra.

Manubrios que son del lado de adentro

Que encierran

Sin traba

 

Del lado del cielo

Y atrás de la tierra

Se desploma tu vértigo

Inverso a la naturaleza

natural a tu tiempo.

 

Goza tu infinita apariencia

Que los rieles se agitan

Y se abren al abismo…

 

 

 

texto: juanamey

foto: core

 


Creative Commons License

meik ap

•12 noviembre, 2007 • 6 comentarios

meik ap

 

Puedo,

a partir de esta imagen que me asoma,

invertir el deseo.

Y la apariencia despoja ya

todos los misterios.

Tengo entre las manos

el fervor de la noche.

Aparecen como destellos

detrás de mi , en el espejo

La sorpresa

la hazaña

Y esta impronta melódica

del encuentro-

 

Voy

 

En el silencio

de la escena

Y me hundo luego

detrás del maquillaje

hasta la íntima tormenta

del desalojo del alma.

 

 

 

texto: juanamey

foto: core

 


Creative Commons License

eso

•30 julio, 2007 • 3 comentarios

esopx

Tu transparente escena

Luz…

Luz del hedonismo

Marítima niebla que aparece y opaca las rimas…

Luz

Encandilada

Indeleble

Matriz entera del ocaso

La fuente etérea

Que espera

Que arrima

Que envuelve

Manto

absorto de silencio malo.

Cuantas muertes mereces

Cuantas vidas esperas….

Luz

Amante muda

La escena vuelve

Y te engaña…

Del estado enceguecido

Donde nace el disparo de la nube rota.

A merced de tu inocencia derramé todos mis goces.

A través de tu indecencia derogué mis advertencias.

Y me atrevo…

Entrañable luz

A desnudarte

Y sentarme sobre tu orgullo

Una vez más

Amenazada.

texto: juanamey

foto: core


Creative Commons License

Abril

•23 abril, 2007 • 2 comentarios

gotas en la ventana- c

Un espejo amenaza.

Una gota vieja, cansada de caer,

Cae.

La lluvia atora mi suerte y me ofrece rivales

dispuestos a contemplar.

No traje hallazgos a mi desvelo,

ni grandes razones.

Hoy llueve triste la tarde,

no cambia el viento de esta apacible miseria.

Hoy llueve triste el invierno,

lento… donde mis ojos se pierden mudos…

hoy viaja sola mi soledad.

yo solo observo la lluvia, que no se cansa de mojar mi inocencia

el viento me habla despues..

y calla

mientras la noche se asoma entre la mansa luz

que titila a los pasos desiguales

de otro alguien que llega.

gotas en las hojas - c

texto: juanamey

foto: core


Creative Commons License

Cuento de una noche en casacarranza

•15 abril, 2007 • 4 comentarios

pasillo casacarranza 600 px alto

Salio de su casa sin preguntarse adonde iba.

Salio flaco, desabrigado y ebrio.

Salio para enfrentarse con su paso desigual y después de cuadras frías, entro en el pasillo de otra casa antigua y rara, le resulto familiar.

Allá en el fondo música y gritos bajo las luces de una noche tarde, llamaron su atención.

Doblo hacia la primera puerta, miro de reojo el umbral de la fiesta, no se atrevió a entrar. En cambio encontró un espacio sideral y allí ocupo su silla, ajena.

Una guitarra se acomodaba en sus brazos mientras se oía la voz de un Solo cantar.

Este le hizo señas para que lo acompañara, había un tercero también que tocaba un instrumento de cuerdas, parecía abstraído de la situación, sin embargo ahí estaba.

Pasantes disfrutaban del ambiente entre almohadones y copas, luego otra y botellas vacías que se rellenaban. Había humo en los rincones, alguien fumaba junto a la ventana.

El alegre cantor llevaba una toalla en sus hombros y un traje de baño de flores, decía que esperaba las olas mientras se acomodaba un roto sombrero de paja.

Decía que le dolía el cuerpo de tanto practicar ser un suricata, una comadreja, uno de esos animalitos que se sostienen parados en dos patas. En su canción hablaba de Ella y la comparaba con un parque de diversiones.

Detrás de la silla del guitarrista deambulaba el encapuchado de túnica gris, mudo, observaba.

De a ratos El dejaba de tocar para recuperar su cerveza perdida en la alfombra persa, recuperada por otros.

Brillaban los ojos de quienes asombrados, ingerían la risa a modo de complicidad con los músicos.

A través de la ventana se descubrieron dos alas gigantes y luego, el cuerpo femenino de una polilla negra convertida en mujer.

Hadas de colores revoloteaban contra los hombres dejando caer sus tules, decian, que eran los efectos del alcohol.

Un hombre mono tomaba vino en el cuarto de al lado.

Todo ocurría y en el fondo, continuaban la música y los estallidos de vasos vacíos al caer. Voces agitadas y desiguales irrumpían a través del pasillo.

Nadie sabía.

Nadie ganaba y nadie perdía.

Un sitio en común a la gracia

Al espectáculo

A la muerte de la cotidiana estadía.

Las ganas

Las risas

La resolución

El andamio de una noche en noviembre.

La bizarría improvisada

Así se llaman, así se reconocen.

Y bailan rituales de maravillas nocturnas.

texto: juanamey

foto: core


Creative Commons License

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.